domingo, 16 de octubre de 2011

Festival Corona Capital 2011 @ Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez

El Cuarto

Por Bones. Foto vía Corona Capital

Esta jóven banda viene desde Monterrey, firmados con el pequeño pero popular sello Happy-Fi (Quiero Club, Niña). En el grupo tocan mexicanos y argentinos, y a pesar de no hacer música muy complicada, sus canciones tienen mucha frescura. Estuvieron en el Bizco Club Stage, donde pusieron a bailar a los pocos asistentes matutinos, siendo su hit “Minimal” la canción más festejada.

image

 

Javiera Mena

Por Bones. Fotos vía Tono.tv

Ataviada de una cortina de baño a manera de chamarra y  unos ajustados pantalones de cuero, Javiera Mena salió poco después del medio día para deleitar a los asistentes del Bizco Club Stage. La chilena interpretó todos los éxitos de su aplaudidísimo Mena, tales como “Sufrir”, “Hasta la verdad”, “Acá entera”, “Primera estrella” y “Luz de piedra de luna”. También sonaron las canciones que la hicieron famosa con su primer LP, tales como “Sol de Invierno” y su cover a Daniela Romo “Yo no te pido la luna”. Un punto en contra de la presentación fue que su banda de apoyo (que hasta donde mi cordura y mi Alzheimer me lo revela son los DaPuntoBeat) falló varias veces a lo largo del evento, siendo “Al siguiente nivel” donde el barbón encargado del sintetizador rojo parecía que tenía artritis. Sin embargo, el talento y la belleza de la chilena lograron sacar adelante la presentación. No se pueden perder su concierto en el Lunario en noviembre próximo.

 

Wavves

Por Bones. Foto vía Tono.tv

Inundando al público del Bizco (sí, me la pasé ahí toda la tarde, LOL) con su lo-fi, los Wavves llegaron a hacer mucho ruido a pesar de existir una actitud mamona del hombre bajito, como de costumbre. Una exhibición frenética y divertida por partes iguales aunque para el escucha desacostumbrado pueda parecer que todo es una gran canción.

 

El Columpio Asesino

Por Bones. Foto vía Life Boxset

Desde España llegó El Columpio Asesino a dar muestra de buen post-punk y letras rebuscadas, profundas y pegajosas por igual. Citas como ‘el diablo nos da las llaves del cielo’ y ‘maraca loca, piano ardiente’ se quedan tatuadas en la mente gracias a la excelente ejecución de la banda, quien viene presumiendo su cuarto disco, Diamantes.

columpio5

 

No Age

Por Bones. Foto vía Corona Capital

Siguiendo con buen rock en el Bizco, la hora de comer a la sombra fue sonorizada por No Age, dúo de California, que si bien han visitado varias veces nuestro país, esta fue la primera vez que pude presenciar uno de sus shows. Muy ruidosos pero muy ordenados, en su corto set tuvieron la oportunidad de colar canciones coquetas como “Glitter” y “Teen Creeps”.

image

 

Wild Beasts

Por Ale. Fotos vía Life Boxset

Wild Beasts ofreció una de las mejores presentaciones que tuve la fortuna de ver ayer en el escenario Capital. Aunque breve, fue, si se puede llamarla así, terapéutica. El día contribuyó mucho a que se formara esta atmósfera tan agradable. Comenzaron con su sencillo “Bed of Nails” para prender un poco el ambiente, seguido de “The Devil’s Crayon”. Su sonido siempre se mantuvo muy limpio, y al interpretar “This is our lot”, sus clásicos tamborazos hicieron vibrar todo el piso que nos rodeaba; se sentía la música muy por dentro. Pero el momento más emocionante fue cuando se escuchó el clásico coro de “We still got the taste dancin' on our tongues”. Después de esta gran interpretación, tocaron “Albatross” que logró relajar al exaltado público. Siguieron con “Reach a bit further” para volver a prender el ambiente. Sus lindos coros y grititos que suelen caracterizarlos salieron cuando interpretaron “All the king’s men”. Y para finalizar con una excelente presentación tocaron “Hooting & howling”. Debo decir que quedé bastante satisfecha con su presentación, y por cómo actuaba la gente a mí alrededor creo que ellos también quedaron contentos. Muy buenos Wild Beasts. Esperemos regresen pronto a sorprendernos más.

wild14

wild18

 

Orchestal Maneuvers in the Dark

Por Ale. Foto vía Tono.tv

Para seguir la buena onda del escenario Capital, salieron los ya ruquitos pero llenos de energía, O.M.D. a hacer una presentación muy buena, llena de nostalgias. Todo comenzó con “Enola Gay”. El ambiente era bastante amistoso, la gente acostada en el pasto, muchos bailando, en general todo muy tranquilo, hasta que comenzó el clásico “no no no” de “Tesla Girls”. Muchas personas se pararon a bailar y aplaudir junto con Andy McCluskey, que emocionado saltaba de lado a lado por todo el escenario. Creo que honestamente me esperaba mucho más público para su presentación; estuvo muy tranquilo y agradable la atmósfera que generaron, pero me entristeció ver a una banda con una larga trayectoria musical, reunida para satisfacer a sus fans, tan menospreciada, aunque seguramente es por el tipo de personas que asistimos en general al festival; deberían venir a dar una presentación ellos solos. Después “(Forever) Live and Die”, seguida de “Secret”, que en lo personal, era la que más esperaba escuchar. Fue un momento muy emocionante, ya que, creo que al menos todas las personas jóvenes llegamos a escuchar sonar esta canción en el auto con nuestros padres, y fue un momento bastante icónico, que al menos a mí, me transportó a mi infancia. “If you leave” también logró emocionarme bastante. Aunque el cierre más memorable fue creo el de “Electricity”, fue cuando Andy ya todo sudado, bailaba y giraba y todos aplaudían junto con él. Fue una presentación muy conmovedora hasta cierto punto, mucha nostalgia.

 

Disco Ruido!

Por Bones. Foto vía Corona Capital

Ya hace muchos ayeres fue cuando vi a una joven banda que tocaba “Baba O’ Riley”, como intro en sus conciertos. Cuando los vi abriéndole a Hot Chip me dieron igual, pero hay que admitir que su show en vivo ha mejorado. Montados sobre una base fuertemente electrónica, hacen que la voz de Mercedes se convierta en un sello característico de la agrupación,  y logran que la gente se prenda con canciones que han logrado colar de manera lenta pero segura en la radio, tales como “Mrs. Love” y “Amorfos”. En algún momento salvaje, invitaron a Álvaro y Cristina de El Columpio Asesino para interpretar juntos su tratamiento a “Toro”. También cabe señalar que “Go Twisters” fue una canción perfecta para bailar al sol castigador de media tarde.

image

 

Cansei De Ser Sexy

Por Bones. Foto vía Tono.tv

Yo no se ustedes, pero el porcentaje de euforia festivalera que cubría Cansei De Ser Sexy era de más del 50. Desde hace muchos años les traía ganas, pero por una u otra razón no se me hizo verlos en la gira del Donkey. Ahora vinieron con su tercer disco, La Liberación, el cual los reivindica como la banda fiestera brasileña por excelencia y del cual tendrán pronto una reseña como mandan los cánones en su blog de confianza. Puntualísimos con el comienzo de sus cuarenta minutos para tocar en el Corona Light Stage, “Music Is My Hot, Hot Sex” marcó el momento para que Lovefoxxx apareciera a cantarnos el himno al amor a la música con una máscara rosa. Una vez quitándose el disfraz, pudimos ver que ahora la guapa y carismática chica sudamericana tiene una roja cabellera, que le sentó de maravilla al interpretar los ya clásicos de la pista de baile como son “Let’s Make Love And Listen Death From Above”, “Alala” y “Off The Hook”. Del segundo disco cantaron “Jager Yoga” y “Move”, ya que son las más movidonas para prender a la gente que comenzaba a sentir los estragos del cansancio. Al principio del set, la vocalista aclaró que no hablaría mucho, pues sabía que tenían poco tiempo para tocar y mejor nos presumieron sus nuevas canciones haciéndonos mover hasta partes del cuerpo que no sabíamos que tenían movimiento: “Red Alert”, el sencillo “Hits Me Like A Rock”, “La Liberación” y el fabuloso cierre con “City Grrrl” se mezclaron perfectamente con sus temas anteriores. Solo tengo una duda existencial “de suma importancia”, ¿Adriano se tiñó el pelo con manzanilla o cambiaron de baterista a un güey que parece sacado de Kings Of Leon?

 

Editors

Por Bones. Foto vía Corona Capital

En un Capital Stage que comenzaba a verse considerablemente abarrotado tocaron los Editors, quienes vienen desde las lejanas Inglaterras. Como no tuve el tiempo ni el dinero para ir a verlos el viernes en El Plaza, tenía muchas ganas de escuchar mis canciones favoritas de la banda, entre las cuales me complacieron con “Racing Rats”, “Smokers Outside The Hospital Doors”, “Munich”, “Bones” y “An End Has A Start”. Es fácil pensar que son una copia ultra barata de Interpol, pues tuvieron la suerte/buena idea/estrategia de florecer al mismo tiempo que la explosión del post-punk de la década pasada; pero si olvidamos su tercer disco que resultó ser una completa tomada de pelo (la única canción por la que merece la pena pelear es “Papillon”), tenemos a una banda con mucha energía y canciones muy emotivas. Puntos extra por la sensual voz de Tom Smith.

image

 

The Rapture

Por Ale. Foto vía Corona Capital

Horrible que The Rapture tocara en un escenario tan pequeño. No los vi, pero los pude escuchar y bailar un poco, a pesar de los empujones y la falta de espacio personal. Todo comenzó bastante bien, me siento algo triste de no haberlos apreciado como debería, pero “Pieces of the people we love” me emocionó de más, tanto que intentamos meternos entre la gente, fracasamos terriblemente. Después “Get myself into it” fue un momento bastante caótico, sentía como me asfixiaba poco a poco, pero valió mucho la pena; un ambiente muy fiestero, ese que necesitabas para antes de ver a Portishead tocar. “Whoo! Alright, Yeah… Uh huh” también fue otro momento memorable, seguida de “House of jealous lovers”, todo mientras moríamos aplastados pero muy felices y bailando casi por inercia por los empujones. Pero el mejor momento, desde mi personal punto de vista fue “How deep is you love?” seguido de “Sail Away” la gente coreaba y se escuchaba increíble la voz de Luke Jenner. Gran momento, lástima que corrí a Portishead y no pude escuchar “Echoes”. Muy buena su presentación. Aunque creo que todos tenemos la esperanza de que algún día se animen a venir sin festival, algo más personalizado para todos sus fans mexicanos.

image

 

 Portishead

Por Ale. Fotos vía Tono.tv

HERMOSA la presentación de Portishead en el escenario Capital. Muy bien por ese escenario, estuvo lleno de buenas presentaciones, las mejores, si se me permite decirlo. El mejor momento de la noche por mucho. Y a pesar de la lejanía de donde me encontraba, disfruté muchísimo cada instante. Comienzan con “Silence”, seguida de “Nylon Smile” y “Mysterons”, gran comienzo para llenar la atmósfera de corazones rotos, melancolía y buenísimo trip hop. Beth Gibbons siempre dando lo mejor de su talentosa voz. Las pantallas llenas de animaciones excelentes, o tomas en blanco y negro de los instrumentos, luces brillantes rojas, verdes, azules; momentos bastante mágicos. Después siguieron con “The Rip”, “Sour times”, mi favorita después de “Glory box” y “Threads”. “Wandering Star” casi me hace llorar, y creo que a todos a mi alrededor. “Machine Gun” prendió un poco más el ambiente nostálgico, lo tornó en algo subliminal. Pero “Glory box” se llevó las palmas, fue muy emocionante escuchar a tantas personas corear la canción y ver a Beth tan metida en esa canción tan icónica. La última que logré escuchar fue “Threads” para después correr al escenario Corona. A lo lejos escuchaba a Beth agradecerle al público todo ese amor que México le tiene a Portishead. Estaba casi llorando muy extasiada por el momento. Creo que todos lo estábamos.

 

The Strokes

Por Ale. Fotos vía Tono.tv

Buena a secas su presentación. Me esperaba esa emoción de cuando los vi por primera vez en el 2006, pero creo que ya ni ellos se sentían con ese ánimo. Julian ya se ve cansado, su voz algo frágil, con una actitud un tanto más de diva. Nick Valensi traía su pierna rota y se veía adolorido y cansado. Fuera de esos detalles, fue un buen regreso. Abrieron con “NY City Cops” seguido de “Heart in a cage”, el público se emocionó muchísimo al escuchar esos guitarrazos de Valensi. “You only live once” y “Under cover of darkness” fue un combo mágico que nos hizo saltar a muchos. Se escuchaban más los coros del público que el mismo Julian. “Is this it” logró calmar un poco el ambiente. Qué bueno que tocaron “Someday”, creo que muchos la estábamos esperando con ansias. A pesar de que ya no se sentía esa atmósfera divertida de los Strokes de hace algunos años, se pudo recrear un sentimiento parecido, algo melancólico. La gente estaba emocionada pero la emoción cambió a comparación de su presentación en el 2006. Creo que muchos perdieron ese amor que antes se les tenía. “Reptilia” fue mi momento favorito de la noche, muy divertido y frenético. Y pasamos de saltar a casi llorar con “Alone, Together”. “Last Nite” no recibió la emoción que esperaba por parte de la gente alrededor, pero estuvo bueno. “Hard to explain” casi para cerrar con un gran día, y la última canción de toda la noche “Take it or leave it”, después se fueron silenciosos del escenario. Fue una presentación muy buena, pero carente de esa sensación que sentí al verlos por primera vez.

Al final del día, resultó una mejora tremenda en cuanto a sonido, comparado con el año pasado, haciendo del evento un rato mucho más disfrutable. Noté que hubo más gente, pero todo se desarrolló sin contratiempo alguno. Había muchos puestecillos con chácharas y diversiones de los medios invitados, así como muchos stands de comida. Pero no todo fue miel sobre hojuelas, ya que hubo un retraso en las presentaciones de M83 y Santigold, ocasionando decepciones a los que teníamos el tiempo bien medido (en mi caso, me perdí a Mogwai a lo puro pendejo). Y cabe destacar que el proceso de salida del venue fue, como de costumbre, un auténtico infierno. Creo que eso tiene más que ver con la ubicación del recinto y con la falta de conciencia de los organizadores al no acomodar los horarios de tal forma que la asistencia pueda hacer uso del transporte público.

2 comentarios:

2965e884-f5b8-11e0-ac17-000f20980440 dijo...

el Culona Capital, que chido... ahora, después de leer este Blog los invito a Dar La Vuelta http://bit.ly/pONLqy

Anónimo dijo...

Tal vez estabas en un lugar privilegiado con The Strokes, pero donde yo estaba, se escuchó fatal! :/