jueves, 15 de diciembre de 2011

Battles @ José Cuervo Salón

Una manera elegante de cerrar mi año en conciertos ha sido ver a Battles, banda neoyorquina que hoy por hoy es una de las más representativas de lo que la gente elegante conoce como math-rock.

El evento comenzó tres cuartos de hora más tarde de lo planeado, debido supuestamente a un caos vial que ocurría en ese momento por la zona. Pero un poco antes de las 12, unas notas de alguna introducción previas a “Africastle”, que sonó con unas percusiones muy místicas.

Tenía mucha curiosidad por descubrir qué tan bien funcionaba una pantalla con el vocalista y playback para complementar la ausencia de vocalista de la banda, y la verdad es que quedé satisfecho con el producto final. Con instrumentaciones tan elaboradas y entretenidas como “Sweetie & Shag”, “My Machines” o “Ice Cream”, el ver a Kazu o Gary de fondo es simplemente un plus. Una cosa sí: si Canadá te hace un video donde hay muchas chicas guapas y helados, por favor no pongas nunca la jetota de Matías Aguayo. Just sayin’.

La mayor parte del setlist estuvo dedicada al maravilloso Gloss Drop, que figura por supuesto en la lista de trabajos más finos del año. Sin embargo, “Atlas” y “Tonto” hicieron presente a aquel enigmático pero exitoso Mirrored. La verdad, la banda es totalmente distinta sin Tyondai, pero a la vez es exactamente la misma. El sonido en temas que van tejiéndose hasta explotar  como “Futura” hacen que la segunda faceta de la banda se sienta como una auténtica evolución.

Algunas fallas de sonido hicieron que Dave tuviera que arreglar un poco las guitarras, pero todo se solucionó con prontitud para que a la mitad de la noche “Wall Street” y “Dominican Fade” fungieran como la cima en una montaña rusa de sintetizadores y guitarras no-machacantes.

El cierre del concierto ocurrió lento pero seguro con “Sundome”, donde se fueron incorporando lentamente los sintetizadores y la voz de Yamantaka Eye para terminar explosivamente un evento que mostró mucha energía y complejidad, dejándonos a la expectativa de lo que Battles pueda presentarnos en los años venideros.

Aquí unas fotos, vía Tono.tv